¿No te ha pasado que de pequeño te dieras con la esquina de una mesa y tu mamá corriera a socorrerte diciendo: “mesa mala”, y le pegara a la mesa porque era la culpable de que te hubieras dado con ella? Claro, es que la mesa se movió de sitio sola para que tú te dieras con ella, y no fue que tú no miraste y te diste con ella. 

Como vemos desde pequeños ya nos están enseñando a que no somos responsables de nada, a que todo lo que nos pasa es por culpa de los demás o porque tenemos mala o buena suerte, a que nuestras penas o alegrías dependen de los demás y de que mi vida está en manos del azar. Nos enseñan a que todo depende del exterior y nosotros no tenemos nada que ver con las circunstancias que nos rodean. 

El ser víctima, que es como nos han enseñado a vivir hasta ahora, es la manera más inútil de vivir. Responsabilizamos al exterior de las cosas que nos molestan como, por ejemplo: estoy mal porque ha perdido mi equipo de fútbol, mi hijo me tiene agobiado, me duele la cabeza por el aire acondicionado, me han suspendido el examen y así suma y sigue. Nos han hecho creer que todo depende del exterior, y, por tanto, nos pasamos la vida buscando como encontrar la paz cuando la paz está en nuestro interior y llega en el momento en que nos hacemos responsables de nuestras vidas, de sus circunstancias y de todo lo que nos pasa en ella. 

Si la victimización es tú amiga y te persuade, seguirás viviendo en el bucle del miedo, de la culpabilidad, de las críticas y de los juicios, creyendo que los demás son responsables de tu infelicidad y que tú eres una simple víctima del sistema. Harás las cosas desde el sufrimiento en vez de hacerlas desde el Amor para que los demás te quieran y te acepten. Por ende, si te inclinas por la responsabilidad, por ser responsable, tu vida comenzará a fluir, comprenderás muchas de las cosas que te pasan, y además, todo se empezará a alinear. 

“La postura de la víctima es muy cómoda, está muy ligada a la inmadurez emocional donde proyectamos que la culpa de todo está en los demás y no en nosotros mismos.”

Enric Corbera

Las personas que viven la vida desde el victimismo, son muy pesimistas, negativas, críticas, miedosas y les invaden continuamente las preocupaciones por todo, por cualquier acontecimiento que se salga de su control. Son personas que todo se les hace un mundo, y que salir de la zona de control se convierte en una odisea. Siempre están buscan culpables para regocijarse en su victimismo, ven los errores como fracasos, y piensan que su destino depende las circunstancias y del exterior. En resumen, las personas que se victimizan viven en un mundo donde tienen que defenderse porque es una guerra continúa; siempre se quejan y se justifican y viven en una constante desidia.

Por el contrario, las personas responsables cogen las riendas de su vida, siempre buscan soluciones y salidas de las situaciones inesperadas; por lo tanto, son las co- creadoras y creadoras de todas las cosas que le suceden en su vida. Son conscientes de que la vida solo depende de ellas mismas y trabajan plenamente en la vida que quieren tener. 

“Ser responsable es ser creador, es asumir la responsabilidad de la propia vida”

Pablo Vázquez Kunz

Las personas responsables son optimistas, tienen muchas ganas de vivir y se levanta cada mañana sabiendo que cada día tiene miles de oportunidades para aprender y perdonar. Para ser responsable, debes de aprender del pasado, pero no encariñarte de él, y crear un precioso presente para que el futuro, que es una extensión del presente, sea lo como tú lo pintas. 

Las personas responsables hacen de sus errores aprendizajes, aprenden de todo lo que les ocurre en su vida, asumen completamente la responsabilidad de sus resultados, no critican, no juzgan y no echan las culpas de lo que les pasa a los demás.  El fracaso lo utilizan para aprender y crear algo nuevo. Y, sobre todo, tienen una actitud positiva, creativa y mucha confianza en sí mismo.

“Lleve cada uno su culpa y no habrá culpables.”

Antonio Porchia

Ahora, tú decides cómo quieres vivir… ¿dejándote llevar por la creencia de que todo lo que te pasa es por causas externas a ti, por tanto, o por el contrario, responsabilizándote de tu vida y creando la vida que tú quieres? 

SOLO DE DEPENDE DE TI. COGE LAS RIENDAS Y RESPONSABILIZATE DE TU VIDA.

Escrito por Ysa Saiz-Pardo de Benito, Terapeuta Transpersonal